PATAGONIA database

Menú Principal

Aviación-índice > Pioneros 1

Fuentes-Recopilador Abreviaturas Código de Países E-Mail
 

los pioneros de la aviación  patagónica        

Antoine de Saint Exupéry

Recuerdos de Camila Aloyz de Simonato

 

Camila Aloyz de Simonato siempre estuvo relacionada con la aviación. Cuenta que era chiquita cuando los pilotos comenzaron a ir a su casa. "Me acuerdo que la primera vez que los vi, me asusté... con esos sacos grandes de cuero, esos cascos, las antiparras... parecían monstruos".
 
Con el tiempo los fue conociendo a todos los "muchachos de la aviación", como le gusta
llamarlos. "Siempre entraron por la puerta de la cocina, pues eran amigos de papá o de mi
tío... aunque estuvieran en el hotel, igual pasaban a saludar a mamá, a la abuela... a ella la
adoraban... creo que era como un refugio para ellos... llegaban a decir que para las
bienvenidas cálidas, no había gente como la patagónica, en ningún lugar del mundo... así
como ellos nos abrían los cielos para nosotros, nosotros les abríamos los hogares...".
     
Los primeros aviadores fueron, Giyane, Bernos, Saint Exupery. "Estos hombres nos trajeron
el mundo a nuestra Patagonia -relata Camila- despejaban el cielo... teníamos que
cuidarlos... ellos abrieron las rutas, las exploraron, dijeron 'el clima es así', 'puede
esperarse tal cosa'... después todo era más fácil...".
 
Volar no era sencillo en el clima patagónico. El viento y el frío eran moneda corriente y
pocos se aventuraban a desafiarlos. "Me acuerdo que se ponían diarios entre el pecho y la
espalda, para protegerse... se calefaccionaban con un anafe del tamaño de una pelota de
rugby, no tan puntuda, de cobre, a la que le ponían barritas de alcohol solidificado... era
lo único...".
 
A la madre de Camila en una oportunidad le habían regalado unas manoplas de cuero de
lobito de mar y se las regaló a Antoine de Saint Exupery... "eran más calentitos que los que
tenían los dedos separados... él estuvo siempre agradecido y cuando regresó de París, de
su viaje nocturno, le trajo el perfume que habían lanzado en su honor... lo usamos
todos...".    
 
Ella afirma que el libro más importante de Saint Exupery no es El principito. "El escribió
una trilogía que todos deberían leer, se llama Wind, sand and stars -Viento, arena y
estrellas-... en la primera parte relata sobre la Patagonia... por qué son los vientos...
después continúa con sus vuelos sobre el Sahara y termina con su vuelo de noche, pues
fue el primero en volar de noche, guiado sólo por las estrellas...".   
 
Otro pionero que Camila recuerda con cariño es Casimiro Szlápelis. "Con sus mejillas
rojizas ya curtidas por el sol y el viento, y esos ojos claros que parecían que se reían
solos, volaba...le tiraba caramelos a los chicos de la escuela, cuando estaban en recreo
... él decía que jamás salía sin un rollo de alambre, porque él arreglaba todo 
con alambre...".
  
Cierta vez Casimiro se apareció en la casa de Camila con Jorge Tataroff, un médico recién
llegado de Europa y que se había radicado en Río Senguer, a unos 300 kilómetros al oeste
de Comodoro. Tataroff apenas hablaba el castellano pero igual se hacía entender entre los
pobladores. "Casimiro -cuenta Camila- cada dos por tres lo llevaba en su avión, sobre
todo en casos de emergencia... esa vez que llegaron a casa, el vuelo había estado muy,
muy agitado... Juan (mi marido) le preguntó al médico:
-¿Y Tata... qué tal el viaje...
Y Tataroff, aún pálido, le respondió Ah, ché... todavía tengo huevas en garganta...".
 
Historias que se amontonan en la garganta de Camila, mezcla de nostalgia con alegría.
Aunque quiera no podrá olvidar nunca a Próspero Palazzo, a Mingo Yrigoyen, a quien le
decían "el miyonario", porque tenía más de un millón de horas de vuelo, a Grosso, a Luro
Cambaceri, a Tula, a los hermanos Tomás y Norberto Fernández, y a tantos otros.
 
Eran gente de un coraje increíble, personas muy especiales... algunos eran prófugos... pero
todos tenían algo más... eran locos lindos...".