PATAGONIA database

Menú Principal > Indice > caleta olivia

Fuentes-Recopilador Abreviaturas Código de Países E-Mail

El CORREO

Fundador de pueblos: caso Caleta Olivia

por Humberto Brumatti 

mailto:[email protected]

     Exploradores, colonizadores, gobernantes, ferrocarril, entre otros, han fundado pueblos a lo largo y a lo ancho de la República Argentina.
 
     Pero no resulta común verlo al Correo en esa tarea,  y enterarnos que sin proponérselo, también decidió dónde y cuándo, colocar las bases de la pujante actual segunda ciudad de la provincia de Santa Cruz.
 
    Vayamos a la historia.
 
     Basada en viejos recuerdos, la "historia oficial" de la ciudad afirma en términos generales que : "Debiendo desembarcar materiales para la construcción del telégrafo a cabo Vírgenes, el teniente de navío Exequiel Guttero (1), al mando del vapor de la Armada "Guardia Nacional",  el 20 de noviembre de 1901 descubrió una caleta apropiada para tal fin en la zona donde debía realizar la tarea, que bautizó Olivia".
 
     Nuestra documentada investigación, revela que los hechos sucedieron así :
 
     En 1899 el presidente Julio A. Roca viaja al estrecho de Magallanes, para reunirse con su colega chileno Federico Errázuris, encuentro que sirve para dar principio de solución al conflicto de límites con ese país.
 
     Roca también visita Río Gallegos, donde sobre el terreno toma conocimiento de los problemas sureños, a los cuales luego proporciona pronta solución con acertadas medidas de gobierno. Entre ellos, para mejorar las comunicaciones en la Patagonia, y por razones estratégicas en vista de la situación con Chile, dispone sea extendido el telégrafo hasta cabo Vírgenes, proyecto que venía considerándose desde hacía años, para cuya preparación, poco tiempo antes, había sido comisionado el capitán de fragata Eugenio M. Leroux, quién sobre el terreno levantó un plano, donde fija datos interesantes de la región y las posibles trazas de la futura línea telegráfica.
 
      En el tendido de líneas que se inicia poco después desde Conesa (Río Negro), bajo la dirección del inspector técnico de Correos y Telégrafos José Olivera, se proyectó una oficina en lugar indeterminado de la zona de punta Murphy y bahía Lángara, pués, salvo los escasos lugares donde ya existía población, en los otros puntos se precisaba sobre el terreno, de acuerdo a las ventajas que ofrecía la ubicación exacta que finalmente se elegía en cada caso. La tarea realizada por Olivera y sus hombres debe destacarse por la rapidéz  y eficiencia, pués venciendo toda clase de inconvenientes y obstáculos, permitió que se fuera cumpliendo en término cada una de las etapas del proyecto.
 
        Los transportes de la Marina, entre ellos el "Guardia Nacional", trasladaron los materiales para la obra y víveres para los constructores, descargándolos en distintos lugares a lo largo de la costa patagónica.
 
        Ezequiel Guttero, al comando del "Guardia Nacional" zarpa de Buenos Aires el 30 de abril de 1901 en viaje a Tierrra del Fuego y escalas, que se prolongará hasta su retorno el 14 de julio siguiente, luego de 76 días por los mares australes. Es el último viaje de Guttero en dicho barco, pués el 30 de setiembre lo reemplaza el teniente de navío Enrique Laborde.
 
        Al regreso, eleva al Ministro de Marina, capitán de navío Onofre Betveder, un detallado informe sobre la navegación, del cual extraemos los pàrrafos que nos interesan :
 
 
            "El día 22 de mayo dejaba el fondeadero conveniente (se trata de punta Borja, la actual Comodoro Rivadavia) y seguía viaje con rumbo a bahía Lángara. Una vez en el centro de la bahía dí fondo a una milla de la costa en 12 brazas de agua fondo de arena y envié un bote a reconocer si la playa era abordable para trabajar en el desembarque de los materiales para el telégrafo. Después de reconocer toda la bahía en una lancha a motor y viendo la imposibilidad de atracar con ninguna clase de embarcación, debido al placer de piedras que bordea toda la playa; resolví zarpar y reconocer la costa hacía el lado de Fondo Beach para encontrar un desembarcadero. En esta operación me sorprendió mal tiempo el que me obligó a fondear en la costa y aguantarme sobre la máquina durante la noche que arreció. Al otro día al aclarar no pudiéndome mantener por más tiempo levé anclas y regresé a Punta Borja, comunicando a mi arribo con el Inspector del Telégrafo en construcción y a quién impuse que en vista de la imposibilidad de desembarcar los materiales en Langara lo efectuaría en la parte de la costa más próxima a ésta que permitiera la operación".
 
          "El día 26 de Mayo reconociendo la costa divisé un paraje abrigado entre dos restingas. Reconocido resultó una caleta pequeña, pero muy abrigada y profunda, la que permitió en muy buenas condiciones el desembarque de 800 palmas y 700 rollos de alambre.
 
           "El 28 de mayo terminada la descarga seguí viaje a Santa Cruz..."
 
        
        Los originales de la nota, y del Diario de Navegación concordante, están depositados en el Archivo General de la Armada, y a pesar de la minuciosa búsqueda efectuada por su personal especializado, no localizaron constancias sobre la imposición del topónimo "CALETA OLIVIA", al lugar descubierto el 26 de mayo de 1901.
 
        Al respecto se han manejado varias versiones, la más próxima que conocemos al hecho, se publicó en "La Nueva Provincia" de Bahia Blanca" el 7 de abril de 1907, en estos términos:
 
           "Cuando se construía el telégrafo, teniendo que hacer el transporte "Guardia Nacional" un desembarco de materiales en el golfo San Jorge, más al sur de Comodoro Rivadavia, fue descubierta una caleta, que por la disposición de sus restingas, la hacían propia para efectuar con facilidad operaciones de carga y descarga. Entre los pasajeros que conducía el "Guardia Nacional", viajaba una señora -Olivia- siendo bautizada la caleta, por su comandante E. Guttero, con dicho nombre."
 
        Consideramos que sobre tan importante cuestión, se necesita continuar investigando, para determinar si en la documentación de la época, Guttero manifestó de alguna manera dicho nombre. O simplemente lo hizo de palabra, pero con tal fortuna, que bautizó para siempre el lugar y la actual pujante ciudad.
 
        Además, un superior de Guttero, era de apellido Oliva, como fue grabado el primer matasellos.
 
        En cuanto al 20 de noviembre de 1901, en realidad conmemoran la fecha cuando el Ministro del Interior, Joaquín V. González, resuelve "Autorizar a la Dirección General de Correos y Telégrafos para librar al público, en el horario correspondiente a la categoría de servicio limitado, la Oficina Telegráfica "Colete Olivié" (Territorio de Santa Cruz), 23º Distrito, abierta provisoriamente para la recepción de telegramas de servicio tasados.", publicado en el Boletín Oficial de la República Argentina Nº 2.454. El afrancesamiento del nombre corresponde a un error de transcripción.
 
        De la resolución resaltamos el reconocimiento que la oficina ya estaba funcionando, pués la inauguración de la oficina se había realizado el 16 de noviembre de 1901, tal como lo anunció el día anterior "La Prensa" de Buenos Aires:
 
            "Mañana quedará librada al público la nueva oficina telegráfica de Caleta Olivia, en el territorio del Chubut (sic). Durante el día de hoy los telegramas que se cambien con dicha oficina serán considerados de servicio gratis".
 
       Esta última disposición, era normal en aquellos tiempos cuando se inauguraba una oficina telegráfica nacional.
 
       Ratifica el acontecimiento  "La Nación" de Buenos Aires del 17 de noviembre, al informar "Con motivo de haberse inaugurado la oficina telegráfica en Caleta Olivia, territorio de Santa Cruz, numerosos vecinos de Comodoro Rivadavia han enviado un telegrama de felicitación al presidente de la república por tal acontecimiento.".
 
        Para mayor abundancia, el historiador postal Héctor Pezzimenti nos facilitó del archivo personal de José Olivera, que posee,  fotocopia de un documento postal, fechado en Caleta Olivia el 16 de noviembre de 1901, que además tiene aplicado el matasellos fechador metálico con el nombre de la oficina "Puerto Caleta Oliva / Santa Cruz", que legitima el día de la inauguración y un nombre conocido con anterioridad a la supuesta fecha del descubrimiento de la caleta.
 
        La oficina se instaló a 3 kms. de la costa, cerca de una vertiente de agua potable, por no haberla en el puerto. Los tres empleados de su primera dotación: jefe Calixto A. Melzi (quién ya había sido el primer jefe, por pocos meses, de Comodoro Rivadavia), guardahilos Arturo B. Guerra y auxiliar guardahilos Manuel Espinosa, también fueron los primeros habitantes conocidos hasta ahora en la zona.
 
       Asimismo, considerando que la nueva oficina se encontraba por el momento aislada, a muchos kilómetros de un centro de recursos donde adquirir los elementos necesarios para satisfacer la subsistencia diaria de su personal, Olivera les proveyó de diversos comestibles y de una majada de 200 ovejas ramboullet con 4 carneros, para el solo y exclusivo consumo de los empleados.
 
       El edificio construído de chapa y madera, en un predio de 3.250 mts2., sobre la base de un modelo único, que se utilizó para todas las restantes oficinas de la línea (cuyos restos, aún se pueden ver en Cabo Blanco y Bahía Laura), servía tanto para el desarrollo de los servicios postales y telegráficos, como también para alojamiento de los empleados.
 
      Su ubicación distante de la costa, les resultaba incómodo a quienes posteriormente se habían instalado a la orilla del mar, generando los consiguientes reclamos, que tardaron en ser escuchados, pués recién en 1922 es trasladado el mismo edificio al pequeño caserío formado sobre la costa, donde permanece en actividad hasta el 3 de setiembre de 1937, cuando lo destruye un incendio, con todo cuanto contenía, obligando al Correo a reinstalarse en un edificio alquilado.
 
        Las comunicaciones postales fueron provistas al principio por barcos y después por transportes terrestres.
 
        En la década de 1950 es construído un moderno y cómodo edificio, necesario por la importancia que había adquirido la oficina debido al incremento de las actividades postales y telegráficas.
 
       De los jefes que tuvo la oficina en los primeros tiempos, pocos han quedado registrados, pero vale la pena mencionarlos aquí: desde 1907, y por varios años, Miguel A. Tamburini; en 1917 Ricardo Arana, y alrededor de 1925 Agustín T. Rasca.
      
       Durante décadas Caleta Olivia permaneció estable con escasos habitantes, teniendo como principal actividad servir como puerto de embarque de la producción de lana y cueros ovinos de las estancias de la región.
 
       El desarrollo económico lo proporcionó Yacimientos Petrolíferos Fiscales, cuando en la década de 1940 comienza la explotación petrolera en la zona, atrayendo muchos obreros argentinos y extranjeros, que terminaron afincándose definitivamente.
 
      Además de Ezequiel Guttero, descubridor de la caleta, también cabe rendirle homenaje a José Olivera -el gran e injustamente olvidado constructor de la obra del telégrafo- quién determina el lugar y fija la fecha de la fundación de Caleta Olivia con la inauguración de la oficina de Correos y Telégrafos, primer edificio levantado en el lugar, cuya denominación oficializó de hecho el nombre que perduró.
 
      Desde hace años venimos difundiendo el resultado de estas investigaciones, interesando autoridades, historiadores, medios de comunicación, etc., quienes, no obstante, han persistido en festejar -incluso el centenario de la fundación-, un hecho y una fecha, erradas.
 
     Esa tradición basada en información deformada, se impuso de tal manera, que ahora resulta difícil hacer resplandecer la verdad, lo cual deseamos suceda algún día.
      
_____________________________________
 
Nota
 
( 1 ) En la "historia oficial" es nombrado Exequiel, pero en los documentos, Guttero firmaba Ezequiel.
 
_____________________________________
 
BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA.
 
- Archivo General de la Armada. Buenos Aires. Agradecemos a su Director y personal, la búsqueda
       efectuada.
- Archivo Histórico de Correo Argentino. Buenos Aires.
- BORGIALLI, Carlos. "El Camino del Telégrafo". Recopilación de "Argentina Austral", Tomo II. Buenos Aires,
        1978.
- Diario "Crónica". Comodoro Rivadavia. Varios suplementos especiales dedicados al aniversario de Caleta
        Olivia.
- Diario "La Nación". Buenos Aires. Colección.
- Diario "La Prensa". Buenos Aires. Colección.
- PEZZIMENTI, Héctor Luis. Buenos Aires. Agradecemos que nos permitiera consultar el archivo personal de
        José Olivera, en su poder.
 
 
++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
 
 
- Mapa (con ubicación Caleta Olivia)