PATAGONIA database

Menú Principal > Indice > Península Valdés

 

El Correo en Península Valdés
por Humberto Brumatti 

mailto:[email protected]

                                             (Publicado en "Revista FAEF" Nº 133. Órgano de la Federación Argentina de Entidades Filatélicas. ) Buenos Aires, Septiembre de 2011

Situada en la costa patagónica argentina, jurisdicción de la provincia de Chubut, la península se destaca por su tamaño y  contorno caprichoso e irregular. Posee una superficie de 3.625  km2.  Predomina la vegetación de estepa, consistente en arbustos bajos y gramíneas.  Es abundante y variada la fauna autóctona, como también la que llega en emigraciones anuales a sus costas.

Según las investigaciones realizadas, allí  se han encontrado restos arqueológicos de actividades humanas  desde hace más de 4.800 años, siendo aquellos primitivos habitantes los antecesores de los indios Tehuelches que encontraron los primeros marinos europeos que comenzaron a recorrer las costas australes argentinas a partir del viaje inaugural de Fernando de Magallanes en 1520.
 

En la época colonial, los españoles llamaban San José a la península, y así está registrada en la cartografía de la expedición de exploración conducida por Alejandro de Malaspina, uno de cuyos integrantes, el también navegante español Juan Gutierrez de la Concha, en el verano de 1794-1795 realiza reconocimientos hidrográficos en la costa patagónica, dando nombre a varios accidentes geográficos, entre ellos a una larga caleta que denomina Valdés, según unos autores en homenaje al Ministro de Marina español y protector de la expedición, Antonio Valdés, y según otros, por Cayetano Valdés, oficial de la expedición de Malaspina. Con el paso del tiempo, la utilización del topónimo se extendió a toda la península de la cual forma parte la caleta.
 
Para evitar que la Patagonia fuera ocupada por otras potencias, en el siglo XVIII  España decide fundar establecimientos sobre la costa atlántica, uno de ellos fue San José en 1779, en el istmo que une la península con el continente, donde mantuvo actividad hasta 1810 cuando fue totalmente destruído por un malón de aborigenes, siendo muertos varios de sus habitantes y llevados cautivos los sobrevivientes.
 
Con la independencia argentina, Valdés pasa a integrar el territorio nacional, pero permanece abandonada y descuidada por décadas, siendo ocasionales visitantes los aborígenes de la región, los cazadores de ganado cimarrón, y también quienes se dedicaban a la explotación de las loberías, con la captura y faena de lobos marinos, aprovechando solo cueros y grasa,
actividad  que se extendió hasta mediados del siglo XX, cuando cesa  porque habían sido casi exterminados . Solo entre 1917 y  1953  fueron matados 268.600  animales. Desde 1974 están protegidos por ley.
 
En 1880 comienza el interés por colonizar la Patagonia, incluída la península, donde el Gobierno Nacional ordena efectuar  su mensura llevada  a cabo en 1881, para luego disponer ventas y arrendamientos de terrenos rurales.
 
Su riqueza minera, las salinas, situadas en el interior, apenas habían sido aprovechadas en la época colonial, extrayendo y llevando a Buenos Aires pequeñas cantidades de sal, actividad que se reinició en 1896, pero con  muchos inconvenientes para transportarla, por la distancia que debían recorrer los carros sobre el accidentado terreno hasta  Puerto San José, donde era  embarcada con destino a Bahía Blanca, Buenos Aires y Montevideo.
 
        La calidad de la sal, superior a la importada de España, acentúa el interés por explotarla a escala industrial,  actividad que emprende una sociedad donde participan Ernesto y Francisco Piaggio, Alejandro y José Ferro, y Antonio Munno, quienes luego de conseguir las correspondientes autorizaciones del Gobierno Nacional, en 1900 inician las obras, que incluye la construcción de un ferrocarril de trocha angosta tipo Decauville, de unos 34 kilometros de extensión, entre Salinas Grandes y Puerto Pirámides,  elegido por ser un puerto natural y el  más conveniente para despachar por barco la producción, lugar  donde rápidamente se formó un pueblo, con autoridades, comercios, hoteles, destacándose las instalaciones de la empresa : administración, depósitos,  talleres, viviendas para el personal, etc.
 
Para comprender la importancia que entonces tenía en la zona, según un censo de 1905, Puerto Madryn contaba con solo 175 pobladores, más o menos la misma cantidad que Puerto Pirámides, donde afirman pronto asciende a unos 1.000 habitantes, por la variada actividad que allí se desarrollaba.
 
        La prosperidad se mantuvo hasta la primera guerra mundial, que afecta negativamente la economía argentina, entre ella la actividad salinera en la península, resultando muy perjudicados los dueños, que cesan toda la actividad en 1916.
 
        Con la desaparición de la principal fuente de trabajo, Puerto Pirámides pierde importancia y movimiento, aunque logra mantener una menor población dedicada a las actividades agropecuarias, cuya producción se continuó enviando por barcos que fueron disminuyendo la frecuencia de sus escalas.
 
         Hacia 1960 iba despoblándose a punto que solo sobrevivía un modesto hotel, los vapores habían dejado de pasar, y todos los productos se transportaban en camiones directamente a Puerto Madryn, Bahía Blanca y Buenos Aires.
 
Con posterioridad comienzan a ser valorizados los hermosos lugares naturales que posee, la variada fauna marina que allí existe, y comienza una nueva etapa, con el turismo como principal fuente de recurso.
 
 EL CORREO
 
       La primera dependencia fue la estafeta postal denominada Península Valdés. Dispone su creación la Resolución del  22 de noviembre de 1899, la cual sin mayor precisión  indica que será en el paraje Península Valdés, sin embargo se conoce su instalación en Puerto San José, entonces lugar de embarque de la producción de sal, que había originado la formación de un pequeño caserío, con un almacén de ramos generales, donde quizás funcionó, como solía ocurrir con las estafetas, pués confluían, por parte del Correo la necesidad que la persona encargada de atenderla fuera suficientemente instruída y con un local apropiado donde alojarla, mientras le convenía al comerciante que aceptaba hacerlo, por ser un aspecto convocante más de clientes para su negocio. No conseguimos más datos en el Archivo del Correo, salvo que fue clausurada el 31 de enero de 1912,coincidente con la inauguración de las oficinas que veremos más adelante.
 
 
 PUERTO PIRÁMIDES
 
 
Por Resolución del 22 de abril de 1904 se crea la estafeta postal Puerto Pirámides y para atenderla se nombra encargado a Ernesto Ramayón, quién renuncia al año siguiente, siendo reemplazado por  Valentín Nocetti. El último encargado es el comerciante Manuel Betelu.  El 11 de enero de 1912 es reemplazada por la oficina que nos referimos a continuación.
 
     El proyecto de extender el servicio telegráfico desde Puerto Madryn al interior de la península, tiene su primer registro cuando a fines de 1902 el jefe del Distrito de Correos y Telégrafos con sede en Rawson (Chubut), efectúa el trazado de la misma.
 
       Por diversos motivos el proyecto no prospera, queda postergado, hasta el 18 de febrero de 1909 cuando ocurre el trágico incendio del vapor "Presidente Roca" mientras navega en cercanías de la península, y logra ser encallado en punta Cantor,  en la entrada a caleta Valdés. La noticia llevada por un chasque tarda dos días en llegar a Puerto Madryn, desde donde es telegrafíada a Buenos Aires, avisando lo sucedido y solicitando auxilios para las víctimas  salvadas solo con lo puesto. El fuego también destruye  toda la correspondencia que trae de los puertos sureños. Sobrevive el estafetero postal, protagonista de un hecho que evita más muertos, pero su nombre no queda registrado.
 
        El desastre marítimo demuestra la urgente necesidad que la zona posea comunicaciones telegráficas, y las autoridades  activan el  proyecto existente, lográndose la sanción de la Ley Nacional Nº 6390 del 20 de setiembre de 1909, donde se dispuso :
 
"Art. 1º El Poder Ejecutivo hará construir una línea telegráfica de dos conductores entre Puerto Madryn y Punta Delgada, en la Península Valdés, pasando por Pirámides con una estación intermedia
 en este último punto y otra en Salinas."
 
        En el artículo 2º  se autoriza el gasto de $ 100.000 para efectuar la obra, cuya demora en dar comienzo, al año siguiente  motiva el reclamo de los pobladores, quienes señalan que deben recorrer 25 leguas para poder despachar sus telegramas.
 
         Una noticia periodística fechada en diciembre de 1911 informa que avanza el tendido de la línea telegráfica. La buena nueva que finalizan los trabajos, la difunde "La Nación" del 18 de enero de 1912 :
 
"Pirámides 17 - Ayer se ha inaugurado el telégrafo en Puerto Pirámides con gran entusiasmo de
 los pobladores.
"Estos hicieron entusiastas demostraciones al inspector de telégrafos señor Vilardi por la
actividad desplegada en la construcción.
"Concluyó antes del tiempo previsto, a pesar de la falta de peones habiendo pagado hasta $ 5 de jornal.
"Continúa la construcción hasta el faro de Punta Delgada, esperándose que termine en  20 días."
 
           En los años siguientes se producen  inconvenientes en el transporte postal que relatamos más adelante, sin embargo el funcionamiento de la oficina transcurre sin mayores novedades, encontrando una breve e interesante descripción de su actividad, en el "Suplemento Ilustrado de Golfo Nuevo / Álbum Biográfico", publicado en 1924 :
 
          "Esta oficina fue inaugurada al servicio público en el año 1912 siendo su primer jefe el señor Julián Ramírez quien fue reemplazado en 1919 por Marcos E. Miacoff y en 1920 por el jefe actual
 señor José G. Gilli.
 
" El promedio mensual del movimiento de esta oficina es el siguiente :
 
Expedidas : Cartas 600, Diarios 300, Certificadas 70, Encomiendas 25. Telegramas 320.
               "Recibidas: Cartas 1000, Diarios 3200, Certificadas 80, Encomiendas 100, Telegramas 350.
               "Esto sin contar el movimiento de giros, ahorro postal, etc.
               "Los servicios que esta oficina presta al público son incalculables, si bien la oficina de Punta Delgada facilita en mucho a esta la tarea de atender a toda la población peninsular
              "El personal de la oficina se reduce a un jefe, un guardahilos y el estafetero que hace el correo entre Madryn, Pirámides, Punta Delgada, dos veces al mes.
 
              "El señor Gilli jefe de la oficina, ingresó a la repartición el año 1916, en calidad de auxiliar en el Distrito de Rufino.
            Sucesivamente desempeñó servicios en Puerto Madryn, Rawson, Punta Delgada, y Puerto Pirámides donde desempeña su puesto con un celo sin ejemplos, y con el beneplácito de todos
 los pobladores de la Península que aprecian su fidelidad oficial."
 
         Otros jefes recordados son: Oscar Ciolfi, 1931; Francisco Giraudo, 1939; Guillermo Coppa, década 1950.
 
          El incremento de las comunicaciones radiales y telefónicas, cuyas ventajas de comodidad son cada vez mejores y más utilizadas, a lo cual agregamos el despoblamiento, hicieron disminuir el uso de los servicios postales y telegráficos, influyendo para que la oficina sea clausurada en la década de 1980, y reemplazada con una estafeta,  que estaba activa en 1992,  desconociendo la fecha cuando fue clausurada, pués había desaparecido en 2004 y los asuntos postales los atendían dos negocios,  Kiosco La Posta y un locutorio, donde se limitaban a vender estampillas y recibir correspondencia, que sin matasellar enviaban a la oficina de Puerto Madryn donde realizaban esta tarea, y luego la expedían a destino.
 
         Actualmente los interesados deben despachar la correspondencia en Puerto Madryn, distante 90 kms, cuya oficina de Correos tiene implementado un servicio de distribución postal a domicilio en Puerto Pirámides.
 
 
PUNTA DELGADA
 
      Coincidente con el arribo del tendido de la línea telegráfica, el 2 de febrero de 1912  se autoriza el funcionamiento provisorio de  la oficina postal y telegrafica Punta Delgada, al mismo tiempo que se solicita al  Gobierno nacional la aprobación para librarla al servicio público con carácter definitivo.
 
      Del antes mencionado "Suplemento Ilustrado"  de 1924, transcribimos :
 
         "Una modesta casilla de madera y chapas de zinc (cuya vista reproducimos), sIrven de oficina y casa habitación para el jefe y su guarda-hilos, personal con que cuenta la sucursal de Correos
 y Telégrafos de Punta Delgada.
         "Esta oficina presta importantísimos servicios a toda la población peninsular, evitando la necesidad de bajar a la oficina de Pirámides a ventilar cualquier urgencia telegráfica.
         "El movimiento estadístico de la oficina, es el siguiente :
         "Promedio mensual
         "Expedidas, cartas simples, 50; certificadas, 40; encomiendas, 10; sacos, 10.
         "Recibidas, cartas simples, 100; certificadas, 20; impresos, 200; oficios, 30; encomiendas, 15; sacos, 10; paquetes, 15.
         "Telégrafos Expedidos: internos, 35; servicio, 80.
         "Recibidos: internos, 40; servicio, 85; retrasmitidos generales, 200.
         "Es jefe de esta oficina el señor Alfredo Bosch, un joven y atento funcionario que une a su natural corrección de procedimientos como empleado, una espontánea simpatía personal que lo hace
 atrayente y grato.
          "Es un sacrificio verdadero el que hacen estos meritorios empleados, cuya juventud se agosta en el más ingrato  de los aislamientos, alejados de todo centro poblado, y huérfanos de los halagos
 que brinda el progreso."
 
      Aledaña a la oficina, desde julio de 1918 funcionaba una de las estaciones radiotelegráficas de la Marina de Guerra, atendiendo las comunicaciones internas y el servicio marítimo. En 1931 varias de esas estaciones fueron transferidas a Correos y Telégrafos, entre ellas la de Punta Delgada, hecho que se concreta el 20 de enero, pero funcionando en forma independiente de la oficina telegráfica del Correo, siendo su primer jefe José A. García (1931 / 1932), y en 1938 se desempeñaba Horacio Señorino.  Años después, la estación de radio vuelve a ser operada por la Marina.
 
      El deterioro del viejo edificio de Correos, hizo necesario reemplazarlo con uno nuevo. Construído con mejores comodidades,  es inaugurado el 25 de enero de 1942, designándose al  jefe de la oficina, Casimiro Raúl Taboada, para representar a la Dirección General de Correos y Telégrafos en el acontecimiento.
 
      Recordamos otros jefes que se desempeñaron : Daniel García, 1949; Pablo Gutierrez, 1957; Raúl Héctor Arias, 1960.
 
       Situada en un extremo de la península, al principio su utilidad estuvo relacionada con atender las comunicaciones del Faro, y siempre a la población rural circundante, cuya cantidad se fue reduciendo con el paso del tiempo, y teniendo en cuenta el escaso movimiento que llega a tener la oficina, hace injustificable su mantenimiento, y el 13 de junio de 1967 se resuelve clausurarla, y en su reemplazo se crea una estafeta postal "ad-honorem" para que conmtinúe prestando los servicios postales y telegráficos esenciales, trasmitiendo y recibiendo los telegramas mediante un teléfono conectado con la oficina de Puerto Pirámides. Previa consulta con la Marina, se consigue y autoriza que la estafeta sea atendida por el personal del faro.
 
       No conseguimos información oficial sobre la fecha cuando la estafeta también es clausurada por su muy escasa actividad. Algunos indicios nos indican que sucede en la década de 1970.
 
       Desalojado por el Correo, por varios años al edificio lo ocupa la Marina con diversos destinos. Actualmente es utilizado por un hotel de turismo.
 
 
COMUNICACIONES POSTALES
 
  La "Guía de Correos y Telégrafos" de 1902 indica que Península Valdés está comunicada por correo a caballo con Puerto Madryn, mientras el "Boletín Mensual de Correos y Telégrafos" de junio 1904 informa : "Creación Estafeta Puerto Pirámides. La correspondencia se servirá por los transportes de la Armada Nacional y los vapores de la Cía. Hamburgo Sud Americana".

En una extensa nota periodística enviada desde Pirámides y publicada por "La Nación" del  3 de diciembre de 1911,  se reclama por el mal servicio de las compañías de navegación Hamburgo Sud Americana y Mihanovich, porque hacen escala irregularmente, y solo cuando hay cargas que superan las 60 toneladas, obligando a los pobladores a traer la mercaderías desde Puerto Madryn, con los precios más elevados. También se refiere a la carestía de los fletes. Por eso solicitan el restablecimiento del servicio prestado por los vapores de Transportes  Navales, perteneciente a la Marina, que tiene mejor atención a pasajeros y carga,  como también  tarifas más baratas.
               "Mientras tanto, la correspondencia de las dos oficinas penínsulares, solo la intercambiaban con Puerto Madryn, donde hacían escala regular todos los vapores. El servicio postal, tan necesario, sufría los inconvenientes de la burocracia en Buenos Aires, desentendida de las necesidades patagónicas, generando reiteradas quejas que publicaban los diarios de la capital argentina, algunas de los cuales transcribimos :
 
"Puerto Pirámides, 8 - Como se preveía dejó de transportar la correspondencia desde Madryn a esta península el correo  particular Santiago Caminada quién desde hace ocho años prestaba ese servicio
 a cinco oficinas públicas.
 
 La indignación de los pobladores y del comercio en general es grande al ver la mezquindad de la dirección de correos que no obstante sus reiteradas promesas, se ha negado a remunerar los útiles
 servicios que prestaba el Sr. Caminada.
 
 Diez y ocho bolsas de correspondencia están abandonadas en Madryn hace más de un mes.
"Esto perjudica enormemente a los pobladores y al comercio, por cuanto estamos incomunicados con el resto del mundo"
 
"La Nación", 09.09.1913)
Pasan los meses y continúa el problema :
"Pirámides, 21 - Es vergonzoso lo que pasa con el correo de esta península, pués existe
correspondencia de varios vapores sin que hubiera  quién la transportara. Los Sres. Betelu y
Fernández particularmente se han visto en la necesidad de pedir al jefe del distrito haga el bien de 
 entregar al chasque Caminada, pagándole el viaje estos señores.
 
"Tras varios otros reclamos similares, llega la solución :
 ("La Nación", 23.03.1914)
"Pirámides, 25 - Después de mucho tiempo ha sido subvencionado con $ 100 el servicio de correo entre Madryn y Pirámides."
 ("La Nación", 27.09.1914)
Sin embargo en la Guía de 1914, las dos oficinas existentes en la península tienen indicado a los vapores como único medio de comunicación postal, que no se cumplía
Varios años más tarde encontramos esta noticia:
 
 
"Puerto Pirámides, 20 - El gobernador de Chubut estuvo en Puerto Pirámides.
              "El gobernador Costa en cuanto al servicio del correo quedó formalizado entre el gerente de la Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia, D. Pedro Rodríguez y los comerciantes
 locales, efectuar un viaje mensual cada uno en automóvil , a Madryn,  en busca de la correspondencia, aparte de la que transportaba la diligencia subvencionada por el Estado.
            ("La Nación", 21.03.1924)
 
            La Guía de 1930 registra una mensajería entre Puerto Madryn, Puerto Pirámides y Punta Delgada, con dos frecuencias mensuales. En 1952, ese servicio se efectúa con un viaje redondo semanal, empleando un camión.

 El problema era recibir la correspondencia, porque durante las dos primeras décadas, cuando los vapores de pasajeros hacían escala en Puerto Pirámides, la mayoría llevando una estafeta postal a bordo, estas no  intercambiaban envíos postales con la oficina de Correos local. Por esa razón, cuando les era posible, los residentes de la zona  utilizaban esas estafetas ambulantes para despachar  su correspondencia, y también aprovechaban los buenos oficios de quienes se embarcaban para que la llevaran e impusieran en otra oficina con mejores medios para expedirla a destino, o mejor aún, cuando resultaba factible la  entregaran directamente en mano a sus destinatarios, ahorrando tiempo y dinero. 

 
         Asi  mismo se valían de personas que viajaban a  Puerto Madryn, para enviar y allí despachar la correspondencia.
 
FARO PUNTA DELGADA
 
Para construirlo en un lugar conveniente y ser útil a la navegación marítima, requirió superar serios obstáculos para trasladar los materiales necesarios, pués por las características del terreno no era posible descargarlos en la costa donde sería erigido, siendo el lugar más próximo Pirámides, donde ya existía un puerto.
"La Nación" del 10 de febrero de 1905 lo comenta así :
"Los trabajos de construcción del faro de Punta Delgada se hallan en vísperas de terminarse. Las casas de la torre pronto estarán listas; a esta última se le colocó hoy la plataforma.
"Ha habido que vencer enormes dificultades, tanto para el transporte de los materiales como para la construcción y edificación, por causas de la naturaleza del terreno, siendo este médano vivo.
Los carros han efectuado 430 viajes de a 16 leguas entre ida y  vuelta hacen un total recorrido de
 6880 leguas durante cinco meses que duró el transporte.
"Es digno de mayor encomio la actividad, preparación y contracción desplegadas por el capitán             
Pablo Tejera García y maquinista Juan Croig, así como el comportamiento del resto del personal.
"Espera ahora el director de la construcción el pronto envío de maquinistas y personal efectivo del  faro para dar por terminada su misión."
 
           Finalmente, el Faro fue librado al servicio el 1º de mayo siguiente.  Lo describe el  "Suplemento Ilustrado" de 1924 :
 
"El faro se eleva a una altura de 71 metros sobre el nivel del mar.
 La torre es de construcción mixta de mampostería, de ladrillos de máquina colorados, y de hierro, en forma  de tronco de cono, de 8,35 metros de altura hasta la plataforma.
"Una escalera de caracol en el centro de la torre conduce a la Sala de Guardia donde está
 ubicado el faro.
"Este es un aparato óptico "Barbier Bernard y Turene" su característica es: luz blanca giratoria de dos relámpagos cada 10 segundos, con un intervalo de dos segundos entre uno y otro
"Tiene un flotador a mercurio, y su luz es incandescente por el vapor de petróleo. Posee un
alcance de 22 millas o sea más de 7 leguas
"Una serie de edificios anexos a la torre, dan al faro aspecto de pequeña población militar. Estos son dormitorios, comedor de tropa, cocina, oficina y guardia de la estación radiotelegráfica, sala de
 máquinas, garage, caballerizas, galpones, etc. ofrecen una vista grata y animada al faro, en franca
 oposición a las sombrías leyendas que sobre la vida de los faros propalan inescrupulosamente             .
 algunas revistas populares de la capital.
"El personal al servicio del faro se compone de un torrero de primera (el jefe), uno de segunda, dos de tercera, un cabo, siete marineros y un cocinero.
"Las dependencias del jefe y demás torreros, están instaladas dentro del mismo cuerpo del edificio de la torre, y las guardias se hacen en la plataforma del faro alternándose cada cuatro horas
 entre los torreros, la vigilancia del faro, y por  riguroso turno las guardias del servicio de reglamento.
"Diariamente se realizan observaciones meteorológicas de las que se lleva un registro
 especial."
 
          Luego de sucesivas transformaciones de modernización, ahora funciona con energía eléctrica, siendo de 50 kilómetros su alcance luminoso. Es uno de los pocos faros argentinos con personal permanente para atender su operación y mantenimiento.
 
  COLOFÓN
 
por el alto valor faunístico de Península Valdés, especialmente por ser área de reproducción de varias especies marinas, para la preservación ambiental han sido creadas reservas naturales en Punta Norte, Isla de los Pájaros y Punta Loma (1967); "Parque Marino Provincial Golfo San José" y "Área Natural Turística de Punta Pirámide" (1974) , y las "Área Turística de Caleta Valdés" y "Punta Delgada"  (1977), las cuales coexisten con propiedades privadas.
            Acrecentando su importancia, en 1999 la UNESCO la incluyó en su lista de lugares considerados Patrimonio Natural de la Humanidad.
 Hoy su único centro de población es la villa turística Puerto Pirámides, con aproximadamente 500 habitantes, contando con todos los servicios esenciales.
Convertida  en un destino turístico de prestigio internacional, anualmente llegan muchos miles de personas de todo el mundo,   especialmente atraídas por los avistajes de la fauna silvestre : lobos marinos, diversas especies de aves, orcas, elefantes marinos, y sobre todo las ballenas franca austral en aguas cercanas a Puerto Pirámides.
 ----------------------------------------------------------------------------------------------
 
 BIBLIOGRAFÍA
 
- Archivo General de la Nación. Buenos Aires.
- Archivo Histórico de Correo Argentino. Buenos Aires.
- BARBA RUIZ, Lucio. "Pirámides y NO Pirámide" . www.drault.com/pdb/Colaboraciones/L.B.R.-01.html .
- BARBA RUIZ, Lucio. "San José (1779-1810), primera población del Chubut". "Revista Patagónica" Nº 24. Buenos Aires,  Octubre-Diciembre 1985.
- DESTÉFANI, Laurio. "Nueva misión de la Expedición que mandó Alejandro Malaspina (1789-1795) ."Boletín de la Academia Nacional de la Historia" Nº 66-67. Buenos Aires, 1996.
- Diario "La Nación". Buenos Aires.  Colección.
- Diario "La Prensa". Buenos Aires. Colección.
- DO AMARAL, Ana. Comodoro Rivadavia. Agradecemos su colaboración.
- DUMRAUF, Clemente I. "El Fuerte San José en la península Valdés. "Todo es Historia" Nº 44. Buenos Aires, Diciembre 1970.
- ENTRAIGAS, Raúl A. "Sangre en la península Valdés". "Boletín de la Academia Nacional de la Historia"  Volúmen XXXV. Buenos  Aires, 1964
- FERNÁNDEZ Teresita, GAVIRATTI Marcelo y JONES Nelcis.  "Península de Valdés entre estancias, salinas y loberías". "Todo es Historia" Nº 449. Buenos Aires, Diciembre 2004.
- FERRO, Emilio J. "La península Valdés" . "Revista Geográfica Americana" Nº 133. Buenos Aires, Octubre 1944.
- Revista "Caras y Caretas". Buenos Aires. Colección.
- ROMERO, Sebastián. Director de Turismo de Puerto Pirámides. Agradecemos su informe de actualidad.
- Servicio de Hidrografía Naval. "Faros Argentinos". Buenos Aires, 2004.
-"Suplemento Ilustrado de Golfo Nuevo / Álbum Biográfico". Puerto Madryn, Mayo de 1924.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
 
 
- Mapa República Argentina.
 
- Mapa Península Valdes.
 
- Oficina Puerto Pirámides (Octubre 1935) (A.G.N.)
 
- Una lobería de Península Valdés (Sello postal emitido 24.09.2008)
 
- Faro Punta Delgada  (Sello postal emitido 31.05.1997)
 
- Ballena franca austral en Península Valdés (Sellos postales emitidos 14.09.2002)
 
- Matasellos Puerto Pirámides (1938). (Colección Héctor L. Pezzimenti)
 
- Matasellos Punta Delgada (1938). (Colección Héctor L. Pezzimenti)
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------