PATAGONIA database

Menú Principal > Indice  > El Correo en Puerto Deseado

 

El Correo en Puerto Deseado - Las Heras
El Servicio Postal Ferroviario más austral del mundo

por Humberto Brumatti 

mailto:[email protected]

INTRODUCCIÓN :      

     Por su situación geográfica, Argentina posee los ferrocarriles más australes del mundo, como el turístico existente en Ushuaia o el destinado a transportar carbón mineral entre Río Turbio y  Río Gallegos; pero el construído entre Puerto Deseado y Las Heras  fue más importante, y, de todos los conocidos, el único utilizado para prestar servicio postal a lo largo de la línea mientras funcionó entre 1911 y 1978, intercomunicando  los pueblos que se formaron a su costado.

 HISTORIA    

     La presente investigación tiene como escenario el extenso departamento Deseado, situado en el norte de Santa Cruz, territorio nacional creado en 1884, que dependió del Gobierno Nacional hasta 1957, cuando fue provincializado. Sin embargo, entre 1944 y 1955  el departamento formó parte de la Gobernación Militar de Comodoro Rivadavia, creada  por razones de seguridad y geopolítica sobre el área de yacimientos petrolíferos y sus territorios adyacentes, con centro administrativo en la ciudad del mismo nombre. Al disolverse esta gobernación, Deseado volvió bajo soberanía santacruceña.

    La construcción del ferrocarril se realizó en una región entonces casi desierta, cuya principal comunicación era  marítima, servida por barcos que navegaban a lo largo de la costa atlántica , quedando aislado y desprotegido  el interior del territorio , donde aún vivían aborígenes que subsistían cazando animales silvestres, mientras los primeros y escasos habitantes blancos sufrían toda clase de privaciones en su lucha por afincarse, a veces a cientos de kilómetros de donde se proveían de lo necesario, para lo cual utilizaban grandes carros, que tambien les servían para sacar la producción lanera a los puertos.

   Proyectado originalmente entre Puerto Deseado y lago Nahuel Huapi, el Ferrocarril Patagónico formó parte de un importante proyecto destinado a fomentar el establecimiento de población y consiguiente desarrollo económico en una extensa región de la Patagonia, como analizan los historiadores Torres,  Ciselli y Duplatt :            "Puerto Deseado y su zona de influencia creció al ritmo de la lana, con el puerto y el ferrocarril. Su construcción fue el resultado de la ley de Fomento de territorios nacionales de 1908 propuesta por el Ministro de Agricultura, Ezequiel Ramos Mexía en base a las ideas de la época: la entrega de tierras fiscales, en propiedad, para que asentara población y generara tráfico, y el ferrocarril estatal como facilitador de la integración nacional y del comercio exterior. Su objetivo era la revalorización de las tierras públicas mediante la construcción de obras que elevarían el interés de los inversionistas. Era parte de un proyecto integral de ferrocarriles patagónicos que empalmaría con el de Nahuel Huapi. Pero el trazado original que prometía conectar las zonas costeras con las cordilleranas y el norte patagónico con la red nacional quedó inconcluso. La línea Deseado al Nahuel Huapi solo llegó, en 1914, a 283 (kms.) de su cabecera, hasta la Colonia Las Heras, ubicada en medio de la estepa patagónica, sin avanzar hasta los fértiles valles andinos."    

     Sancionada por el presidente Figueroa Alcorta en 1908, la Ley Nº 5559 disponía en el artículo 1º) "estudiar, construir y explotar", un ferrocarril entre puerto San Antonio en Río Negro hasta el lago Nahuel Huapi, y otro desde Puerto Deseado al lago Nahuel Huapi, con ramales al lago Buenos Aires, Comodoro Rivadavia y Colonia 16 de octubre (actual Esquel).  

     Con la dirección del ingeniero Juan A. Briano, comenzaron los trabajos desde Puerto Deseado el 6 de mayo de 1909, utilizando el sistema de trocha ancha, que tiene 1,676 metros de distancia entre rieles. Fue una epopeya porque allí no había nada, debiéndose preveer y traer desde gran distancia por mar hasta el último tornillo de todos los materiales necesarios para llevarla a cabo, como también el personal de diversas nacionalidades, idiomas y problemas, encargado de construir un muelle de descarga, levantar edificios, armar locomotoras, cavar pozos para obtener agua potable, etc. etc. Todo esto soportando los inclementes inviernos patagónicos.    

      Al avanzar las obras, a fines de 1911 comenzaron a circular los trenes,  aprovechando que los rieles y las correspondientes estaciones ferroviarias fabricadas de chapa y madera llegaban hasta Pico Truncado, permitiendo el transporte de pasajeros y carga.

      En la documentación consultada por Ciselli consta que "Los primeros datos del movimiento ferroviario corresponden al año 1911 que asciende a 1235 pasajeros y a 1950 toneladas de carga, cifra que se fue incrementando paulatinamente. En 1912 funciona la línea con servicio público condicional hasta km. 202, llegando a transportar 2370 pasajeros y 4208 toneladas de carga. La construcción se realizó sin interrupción hasta 1912 cuando el gobierno redujo los fondos."    

     "La Nación" del 17 de diciembre de 1912 publica  "Desde Puerto Deseado es duramente criticado el proceder del poder Ejecutivo en limitar la construcción de este ferrocarril en el kilómetro 320."                   

      Los motivos que tuvo el Gobierno Nacional no están allí explicados, pero de la noticia surge eran económicos, pués los pobladores perjudicados con esta decisión, solicitan financiar la continuación de las obras, utilizando la mitad del dinero obtenido por la venta o arrendamiento de las tierras fiscales situadas en la amplia zona que debía pasar, en clara referencia al artículo 13º de la Ley Nº 5559, que así lo disponía.    

      Al no llegar el ferrocarril a los valles andinos, además quedó en evidencia el problema  ocasionado por la traza elegida, motivo de críticas porque los primeros 200 kms. avanzaron casi paralelos al mar, compitiendo desfavorablemente  con los puertos atlánticos de Caleta Olivia, Cabo Blanco y Mazaredo, pués a los ganaderos les resultaba más económico sacar su producción lanera por ellos.    

      Ante la imposibilidad de completar el proyecto ferroviario original,  se pensó prolongarlo limitadamente desde Las Heras hasta la productiva zona del lago Buenos Aires, como también en años posteriores existieron otros proyectos, pero ninguno se concretó.  

      Además de las económicas, también se atribuyó el fin abrupto de las obras a otras razones: la influencia de capitales extranjeros a quienes no convenía el éxito del plan de Ramos Mexia y hasta se culpó a la primera guerra mundial que habría impedido proseguir comprando materiales ferroviarios para continuarla, aunque el conflicto bélico comenzó con posterioridad.    

       "La Nación" del 19 de diciembre de 1912 anuncia "El movimiento de pasajeros y carga del ferrocarril, aumenta diariamente y la dirección le presta preferente atención. Corren semanalmente dos trenes mixtos hasta el kilómetro 260, con coches para pasajeros dotados de caloríficos y servicio de restaurante en la estación del kilómetro 95", mientras el 23 de setiembre del año siguiente añade "En los alrededores de las estaciones del ferrocarril que se interna en el departamento se están formando núcleos de población", pués estas, levantadas cada 20 kilómetros para permitir el cruce de trenes, embarcar la producción lanera y los escasos pasajeros, atrajeron la atención de quienes creyeron en el progreso y prosperidad que podía originar el proyecto, contribuyendo así a la fundación de varios pueblos.

       Conociendo el jefe de correo de Puerto Deseado  las necesidades de comunicación de quienes se establecían sobre la nueva línea ferroviaria, aprovechó los trenes para remitirles la correspondencia a los habitantes en las incipientes poblaciones, como también a quienes vivían en las propiedades rurales del interior del departamento Deseado y su contiguo Lago Buenos Aires, la cual era dejada en las estaciones ferroviarias, y retirada por sus destinatarios.  

      Sin embargo el sistema era imperfecto, pués intervenían  personas que no pertenecían al Correo, ni se hacían responsables por la seguridad de su conducción, produciéndose extravíos y legítimos reclamos de los perjudicados, tal como lo comenta el corresponsal de "La Nación" en la edición del 9 de enero de 1914 :    

      "Con motivo de hallarse librado al servicio público el ferrocarril, se hace indispensable la dotación de un estafetero en los trenes y de estafetas en cada una de las estaciones.  

      "Actualmente este servicio es deficiente y no ofrece ninguna garantía para el público.    

     " Los pobladores de las cercanías del lago Buenos Aires, para retirar una carta certificada o un telegrama, se ven obligados a gastar de 30 a 40 pesos, agregando el consiguiente recargo.    

     " Es encomiable la actitud de la inspección de correos para acelerar los medios de transporte de correspondencia entre la capital federal y los países europeos, y por eso es de esperar que preste especial atención al servicio de la costa patagónica, pués no obstante hallarse Deseado a solo 1000 millas de distancia de Buenos Aires, se tarda de 15 a 20 días en recibir la correspondencia.   

      "El interior de este departamento se halla hoy en día poblado y cruzado por una red de ferrocarril que mantiene unido el Océano Atlántico con la cordillera, siendo la vía de comunicación mas rápida existente, por lo que se hace indispensable la instalación de un servicio regular, no tan solo de correspondencia, sinó también de telégrafos.   

      "Estos servicios deben ser instalados a la brevedad posible por ser su costo insignificante y por exigirlo así el servicio."  

      " La Prensa", el mismo día difundió la siguiente comunicación de su informante en Puerto Deseado:     

      "Las protestas del público por el mal servicio de correos, recrudecen, pués no hay garantía de ninguna clase en el transporte de correspondencia por la línea de ferrocarril. Las piezas certificadas dirigidas a la campaña, tampoco se hallan exentas de extravío.   

      "Diarios, cartas y telegramas se pierden.    

      "El jefe de correos de esta, hace un año se dirigió al jefe del distrito y este al director de correos para normalizar el correo, pero hasta ahora se ignora lo que ha hecho a ese respecto.   

      "Hay regiones importantes de este departamento que no cuentan con servicio de correos, lo que es un atraso para el progreso del territorio."

      Como demorada repercusión de estos reclamos, el 16 de setiembre siguiente, Carlos Rosetti, Director General de Correos y Telégrafos,  se dirige al Ministro del Interior en estos términos :  

      "La Dirección General de Territorios Nacionales manifiesta la conveniencia de establecer estafetas entre algunos puertos de la Gobernación de Santa Cruz y la región cordillerana, como un medio de fomentar el progreso de numerosas poblaciones diseminadas en aquel territorio y al efecto indica la necesidad de que se habiliten los siguientes servicios de transportes de correspondencia.........Deseado a Kilómetro 262 del Ferrocarril Patagónico......

      "Esta Dirección General no deja de reconocer que el establecimiento de esos servicios sería un factor importante para el progreso de aquellas regiones; pero dado el excesivo gasto que demandaría la implantación de esos servicios con relación a la importancia de los lugares y la insuficiencia de los recursos votados en el presupuesto de la repartición, se permite expresar a V.E. que por el momento sólo será posible la habilitación para el servicio postal del ramal ferroviario existente entre Deseado y el kilómetro 275, con estafetas en este último punto y en los kilómetros 120, 200, 225 y 250.  

     "Este servicio se procura librar al público próximamente y en cuanto a la habilitación de las estafetas para realizar el de giros, debo informar a V.E. que por su categoría de tales no les corresponde."  

     Al día siguiente,  Rosetti dispuso por resolución administrativa "Créanse las estafetas rentadas: "Kilómetro 120", "Kilómetro 225", "Kilómetro 250" y Punta Rieles (Kilómetro 275) en el territorio de Santa Cruz."  

      El 8 de octubre de 1914 "La Nación"  publica "Por un decreto dictado ayer, las estaciones ubicadas en los kilómetros 0/75/50, 21/77/18, 41/191/90, 61/163/05, 80/884/39, 95/181/70, 121/328/30, 142/130/00, 162/528/50, 182/628/50, 202/628/50, 224/404/00, 251/128/00 y 283/028/50, de la línea del ferrocarril de Puerto Deseado, se denominarán: Puerto Deseado, Tellier, Pampa Alta, Antonio de Biedma, Cerro Blanco, Ramón Lista, Jaramillo, Fitz Roy, Tehuelches, Minerales, Pico Truncado, Koluel Kaike, Piedra Clavada y Colonia las Heras, respectivamente."          En el archivo del Correo están registradas las fechas cuando fueron creadas esas y otras estafetas detalladas abajo, pero no de su habilitación al servicio público, que estimamos se produjo poco después. Por el escaso tiempo transcurrido entre la creación y la asignación del nombre definitivo, dudamos  que alcanzaran a ser provistos los matasellos grabados con la denominación "Kilómetro",  siendo más probable que recibieran el matasellos con el nombre que perduró.  

      Según el censo territorial realizado en 1920, los habitantes beneficiados con este servicio  postal estaban radicados en : Puerto Deseado, 2403; Tellier, 56; Antonio de Biedma, 30, Cerro Blanco, 60; Ramón Lista, 62; Jaramillo 200; Tehuelches 103, Minerales 100; Pico Truncado 147; Koluel Kayke, 6O y Las Heras 603, datos que  comprende la zona rural correspondiente a cada una.  

      De acuerdo con el proyecto formulado por la Dirección de Tierras y Colonias, el 12 de julio de 1921 el presidente Hipólito Yrigoyen firmó el decreto por el cual se crearon en los territorios nacionales una serie de colonias agrícolas, pastoriles, mixtas y pueblos, a fin de entregar las tierras públicas a la explotación privada .         En Santa Cruz se dispuso fundar "Pampa Alta, Antonio de Biedma, Cabo Blanco (nota: por la secuencia correlativa de nombres de estaciones, creemos en realidad se trata de Cerro Blanco, como está registrado gráficamente en el mapa territorial de 1927), Ramón Lista, Jaramillo, Fitz Roy, Tehuelches, Minerales, Colhue Kaike, Piedra Clavada, Las Heras y Pico Truncado, alrededor de cada una de las estaciones de esos nombres, del ferrocarril de Deseado a Colonia General Las Heras. El trazado de estos pueblos será hecho en cada caso sobre una superficie de 2.000 has., siempre que pueda destinarse de esas tierras a la agricultura y reservas para descanso de haciendas." (1)    

La Guía de Correos y Telégrafos de 1934 proporciona una estimación de población para Puerto Deseado de 1.500 habitantes; Colonia Las Heras, 300; Jaramillo, 400; Pico Truncado, 500; Piedra Clavada, 400; Tehuelches, 240; Fitz Roy, 180 y Koluel Kaike, 200, que también comprenden la zona rural.  

      Sobre el impacto económico y social producido en la zona por el ferrocarril, los mencionados Torres, Ciselli (nieta del encargado de estafeta de Tellier) y Duplatt , que investigaron con profundidad el tema, analizan:       

      "El asentamiento de población a partir de la construcción de las estaciones del ferrocarril, como futuros centros urbanos, tuvo un derrotero diverso. La mayoría de las estaciones no pasaron de ser eso, simples estaciones, otras crecieron consecuencia de un desarrollo independiente del impulso del ferrocarril cuando nuevas actividades productivas dinamizaron la región. Los dos puntos más beneficiados fueron la cabecera Puerto Deseado y la terminal Las Heras, aunque el primero por ser puerto fue el que más progresó.   

       "Puerto Deseado surgió como un centro urbano recuperando su tradición portuaria de los tiempos coloniales. Se fundó en 1884 y cuando se realizó su traza en 1903 contaba con 14 casas. La presencia del ferrocarril generó, por un lado el asentamiento temporal de los obreros que tendieron las vías y una vez finalizadas  el personal permanente y por otro el de aquellos que vieron las oportunidades comerciales que iban surgiendo a medida que se incrementaba la actiividad ganadera. Hacia 1912, cuando el ferrocarril estaba en plena construcción la población de la localidad ascendía a 804. Ocho años después se había triplicado (2403 habitantes) consecuencia del boom lanero y la concentración de la actividad comercial de la zona en el pueblo.             ..............................................   

      "El crecimiento poblacional de la década del 10 encontró sus límites al compás de los vaivenes de la dinámica económica. Entre 1920 y 1947 la población solo aumentó en aproximadamente un 40%.  

      "La Heras, en el otro extremo del ferrocarril quedó como punto final del trazado. El pueblo comenzó a formarse en 1914 con la llegada de las vías, tiempo después del asentamiento de los ocupantes de los lotes de la Colonia pastoril del mismo nombre. La localidad creció con mayor celeridad que otras estaciones intermedias por ser el lugar de concentración de carga y pasajeros y el asentamiento de las sucursales de las principales casas comerciales de la región. Su población de   603 habitantes en 1920, se había duplicado en 1947.  

       "Las estaciones intermedias tuvieron un desarrollo distinto. La estación Tellier, situada a unos 20 kms. de Puerto Deseado se convirtió en el centro de abastecimiento de agua potable y de frutas y verduras frescas del pueblo. En la década del 20 estaba poblado por 21 chacareros, dos establecimientos ganaderos y un pequeño centro urbano alrededor de la estación de tren de 56 habitantes que se incrementó a 144 en 1947. Trabajadores rurales, pequeños propietarios de tierras y el personal del ferrocarril daban vida a esta estación vinculada estrechamente a la cabecera de la línea.   

       "El resto de las estaciones generaron pequeños asentamientos de población en los años iniciales  de funcionamiento del ferrocarril pero luego languidecieron en la medida que se fueron reemplazando las pesadas chatas -que acarreaban la producción a las estaciones más cercanas por el camión que se desplazaba desde las estancias directamente hasta el puerto. Tal el caso de la estación de Jaramillo, lugar enclavado en la meseta a poco más de 120 kms. de Puerto  Deseado, que en 1920 con una población de 200 habitantes contaba con algunos comercios y talleres y que en 1947 prácticamente tenía la misma población, 235 habitantes. O de otras estaciones que desde su creación permanecieron como simples estaciones de carga y descarga con una población que no superó los 100 habitantes, como Fitz Roy, Tehuelches, Ramón Lista o Piedra Clavada."  

       La inauguración de un frigorífico en Puerto Deseado en enero de 1926, que permitió faenar y congelar carne para luego enviarla por vía marítima, generó mejores condiciones económicas en la región, con el aprovechamiento  total de los ovinos, de los cuales hasta entonces solo se obtenía lana y cueros, desperdiciándose el resto. Esto aumentó el movimiento ferroviario, para el cual en 1927 había una existencia de 12 locomotoras,  9 coches de pasajeros y  200 vagones de carga.  

       En 1930 quedó establecido un servicio postal aéreo semanal entre Bahía Blanca ( donde se intercambiaba por tren con Buenos Aires) y Río Gallegos, con escala en Puerto Deseado, beneficiando a los habitantes patagónicos con la rapidéz en llegar a destino  la correspondencia enviada por este moderno medio de transporte, hasta entonces sujeta a las demoras causadas en la navegación marítima.  

     El descubrimiento y explotación de gas y petróleo en el norte santacruceño a partir de la década de 1940 incrementó notablemente la economía y habitantes,  reflejado en los datos del censo de población de 2001: Puerto Deseado,  10.252;  Pico Truncado,  14.967  y Las Heras, 9.299; mientras quedaron estancados otros pueblos menos beneficiados : Tellier,  56;   Jaramillo,  216; Fitz Roy, 174; Koluel Kaike,  147.

      Con los envíos de ganado y explotaciones petroleras, también aumentó la correspondencia   necesaria para los nuevos vínculos comerciales y mantener los familiares con los lejanos seres queridos.  

       Los ferrocarriles extranjeros fueron nacionalizados en 1948. Al  reorganizarlos  junto a los pertenecientes al Estado,  se formaron 6 grandes ferrocarriles regionales. Con los situados en el sur argentino, incluyendo el Patagónico, se formó el Ferrocarril General Roca.  

      La frustrada prolongación e interconección con otros ramales patagónicos, que   le habría proporcionado la rentabilidad económica que perdió en los últimos años;  la casi permanente despreocupación de las autoridades nacionales, quienes carecieron de políticas adecuadas para mejorar la situación y cuando tomaron alguna decisión fue perjudicial; más el  progreso y los cambios acelerados producidos por el transporte automotor y la construcción de buenos caminos compitiendo al costado de las vías, los cuales agilizaron el traslado de personas, mercaderías, la producción lanera, y la extracción de ovinos ahora destinados al frigorífico de Comodoro Rivadavia, fueron las principales causas que declinara la utilidad de esta línea ferroviaria, finalmente clausurada a partir del 15 de enero de 1978.  

     Aún quedan en pie el hermoso edificio de la estación de Puerto Deseado ( 2 ) y el viaducto sobre  cañadón Veneciano en el kilómetro 5, ambos construídos con piedra de la zona perfectamente labrada por picapedreros croatas e italianos; además de varias estaciones, que a pesar de su aparente frágil construcción hecha con zinc y madera, aún permanecen desafiando los fuertes vientos de la meseta patagónica, siendo mudos testimonios de un capítulo en la historia santacruceña.

 ESTAFETA FERROVIARIA

      Establecida para enviar con seguridad  la correspondencia a las recién creadas  estafetas postales en las estaciones de la línea ferroviaria, siempre fue atendida por un empleado de la oficina de Correos y Telégrafos de Puerto Deseado,  asignándosele  para funcionar un compartimiento en el furgón donde se transportaban equipajes y encomiendas. Fabricado en 1910 por Harlan y Hollingsworth de EE.UU., este vagón estaba identificado con "F 404" pintado en ambos costados, contando con calefacción y  cocina bar para uso del personal ferroviario y postal en servicio.   

      El estafetero entregaba y recibía los despachos postales en cada estación donde existía una dependencia postal, cuyo empleado concurría  a efectuar el intercambio.

      Cuando los coche motores Dewry fueron incorporados al servicio ferroviario en 1949, para realizar un viaje redondo semanal adicional al tren, también llevaron estafetero, quién debía trabajar en un pequeño e incómodo compartimiento, casi siempre insuficiente para la cantidad de correspondencia y encomiendas que conducía, sobre todo luego de hacer escala en Puerto Deseado los barcos trayéndolas desde Buenos Aires.  

      Al disminuir el movimiento ferroviario, los últimos años dejaron de circular los trenes de pasajeros, quedando solo los coche motores.  

      Con la clausura del ramal, la estafeta postal ambulante fue reemplazada por automotores, los cuales hasta ahora vinculan las poblaciones con Comodoro Rivadavia,  importante centro regional  donde la correspondencia se intercambia vía aérea con el resto del país y del mundo.

 MATASELLOS

      Como las demás estafetas ferroviarias, tambien fue provista con matasellos identificatorios, aunque ignoramos sus modelos. La primera noticia la encontramos en la nómina de oficinas y estafetas existentes en enero de 1918, donde está registrada la "Estafeta Ambulante Nº 1" en Santa Cruz, denominación similar a las existentes en otras provincias y territorios.

      Bose y Korth, describen en su libro diversos tipos de matasellos, que por sus características, nosotros nos permitimos dividir en dos grandes grupos: los empleados en las líneas que partían de Buenos Aires, y los usados en líneas regionales o provinciales, que no incluían a Buenos Aires como cabecera.  

     El segundo grupo, que nos interesa, estaba integrado por las estafetas ambulantes que funcionaban  dentro de la jurisdicción de los distrito postales. Según su importancia, cada Distrito, tenía provista la cantidad necesaria de matasellos con numeración correlativa.  

      En la obra citada, los autores  mencionan al Distrito 24º de Correos y Telégrafos, con cabecera en Rio Gallegos, que poseía en 1932 un matasellos con la leyenda "1/24 ESTAFETA FERROVIARIA 1/24 - ARGENTINA". Hasta 1944 el Distrito cubrió toda la provincia de Santa Cruz, y por lo tanto el matasellos era utilizado en el ramal Puerto Deseado-Las Heras.  

      Con el mismo era sellada la documentación (guías, rutas) confeccionada en la estafeta, como también  las estampillas adheridas en las cartas y tarjetas postales de "última hora", pués estaba autorizada para recibir correspondencia antes de salir el tren o cochemotor. Estos envíos debían franquearse abonando un adicional equivalente al doble de la tarifa de una carta simple, sobretasa que no se cobraba cuando la estación correspondía a una localidad sin servicio de Correos, para lo cual el estafetero llevaba una habilitación de estampillas para vender al público en estas circunstancias.

      Existe otra laguna de información sobre lo acontecido en 1944, al pasar  la estafeta ambulante a jurisdicción al Distrito 23º con sede en Comodoro Rivadavia, pués éste, también en 1932, poseía un matasellos similar al anterior, cuya corona tenía grabada "1/23 ESTAFETA FERROVIARIA 1/23 - ARGENTINA", que suponemos utilizado en la línea Comodoro Rivadavia- Sarmiento de los mismos ferrocarriles.  

      Realizamos una infructuosa búsqueda entre coleccionistas y comerciantes filatélicos, resultándonos imposible conseguir sobres o fragmentos con estampaciones de los matasellos utilizados, y en consecuencia no sabemos si se mantuvo el mismo después del transpaso al Distrito 23º, o se proveyó uno nuevo donde aparecía indicado éste. (3)

 LOS ESTAFETEROS

     Los nombres de los primeros estafeteros no quedaron registrados. Se recuerda a  José Pérez Alba -un andaluz de baja estatura y muy simpático- atendiendo la estafeta ferroviaria en las décadas de 1930 y 1940; a quién siguió Carlos Peralta, en las tres últimas décadas que funcionó el ferrocarril.

     También se memoran a Carlos González, Carlos Pross, Eduardo Gurin y Osvaldo González, que alternaban con Peralta.

     Debemos mencionar al comisionista Tomás Estella, quién en la década de 1940 y hasta alrededor de 1953, sin tener relación de dependencia con el Correo,  además de cumplir con los diversos pedidos que le hacían sus clientes a lo largo de la línea ferroviaria, les llevaba y traía correspondencia, especialmente en el servicio adicional del primitivo cochemotor de 1931 a 1949, que no tenía estafeta a bordo por sus reducidas dimensiones.  

     Estos hombres soportaron el duro clima invernal patagónico, con sus fuertes nevadas, que más de una vez detuvieron los trenes, debiendo esperar en medio de la soledad hasta ser socorridos.     

OFICINAS Y ESTAFETAS DE CORREO

      Las oficinas siempre realizaron todos los servicios postales incluyendo la distribución domiciliaria de correspondencia, mientras las estafetas y unidades postales solo los básicos: cartas e impresos simples, certificadas, expresos, encomiendas, y anteriormente remesas de pequeñas cantidades de dinero en efectivo.

    Los primeros encargados de estafetas  fueron los jefes de estación que atendían en su oficina los asuntos postales. Cuando la radicación de población creció, aumentando el trabajo en ambas funciones, se trasladó la responsabilidad del funcionamiento a otras personas, generalmente  comerciantes.  

PUERTO DESEADO :  Por decreto nacional del 2 de agosto de 1883, firmado por el presidente Julio A .Roca, se creó una estafeta de Correos, nombrándose encargado ad honorem a Cándido Chaneton, jefe de la Subprefectura Marítima, quién con su personal eran entonces los únicos habitantes del lugar. En enero de 1902 llegó el tendido de la lìnea telegráfica, inaugurándose en reemplazo de aquella una oficina postal y telegráfica, cuyo primer jefe fue José A. Díaz ( 4 ).

TELLIER : Estafeta cuya fecha de habilitación se ignora, conociéndose fue clausura por resolución del 11 de agosto de 1927. En la guía Kraft 1931, con datos de 1930, Víctor Carilli es mencionado como jefe de estación y encargado estafeta; creemos se trata de información obsoleta.
Rehabilitada como estafeta ad honorem el 15 de marzo de 1937, se mantiene en servicio hasta su  clausura el 11 de abril de 1940. La atendió gratuitamente Pablo Ciselli, en el negocio  que su padre tenía frente a la estación.
La guía Kraft de 1948 menciona nuevamente a Carilli, no logrando establecer si había sido rehabilitada, o se trató de la misma antigua noticia ya citada.  

PAMPA ALTA : No existen constancias haya existido una estafeta postal.  

ANTONIO DE BIEDMA : Estafeta ad honorem creada el 12 de febrero de 1917. Registrada en  la guía postal 1930, debió ser clausurada poco después, pués no aparece en la de 1934. En guía Kraft 1959 (con datos año anterior), menciona  al jefe de estación Luis Gómez como encargado de la correspondencia; quizás se refería al hecho de recibir y enviar cartas como colaboración, pués la estafeta no existía más. La estación ferroviaria fue destruída.  

CERRO BLANCO : Habilitada el 13 de setiembre de 1928 como estafeta ad honorem y clausurada el 8 de agosto de 1930. Se desconocen datos del o los encargados.  Estación ferroviaria destruída.  

RAMÓN LISTA :  Creada el 12 de febrero de 1917, no se posee  fecha de clausura de la estafeta, pero debió ser anterior a 1930, porque la guía postal de ese año no la incluye, como tampoco  las posteriores. Sin embargo, con información antigua, la Guía Kraft 1931 menciona como jefe de estación a Remigio Forchiassini en 1930. Estación ferroviaria destruída.  

JARAMILLO : El 17 de setiembre de 1914 es creada la estafeta rentada "Kilómetro 120", disponiéndose el 25 de noviembre denominarla en lo sucesivo "Jaramillo". El 9 de abril siguiente  es elevada de categoría y  el encargado de sueldo. Encargados década 1930: Segundo Eladio Arméndariz Alfaro ( 5 ) y  Ramón Martín; José Maria Busija, 1948. En 1950 fue ascendida a oficina postal, con edificio propio, cuyos jefes conocidos son Toribio García hacia 1958, Juan Cuberta sin fecha determinada, y el último, Ernesto Pando en la década de 1980. Al clausurarse la oficina, se creó en su reemplazo la unidad postal que atiende la Comisión de Fomento, recibiendo como retribución del Correo, el 20% de la venta de estampillas postales.      La correspondencia, junto con la de Fitz Roy, es diariamente intercambiada con Caleta Olivia.  

FITZ ROY  : Estafeta ad honorem creada por resolución del 14 de noviembre de 1916,  nombrándose a Luis García Fernández para atenderla.   Clausurada el 5 de octubre de 1989. Actualmente la correspondencia  se retira y despacha en Jaramillo. Uno de los primeros encargados fue Venigno Sierra (almacenero); Nicasio Baztan (almacenero y dueño de la "Fonda Baztán", situada frente a la estación),  entre 1930 y 1940, aproximadamente; Tristan Carricart, 1948 y Lucrecia de Atanasoff, 1958.      Como información curiosa, en una ficha firmada  por Baztan en 1938, menciona al Dr. Adrián Escobar -entonces Director General de Correos y Telégrafos- , como fundador de la estancia 14 de Julio, existente en sus cercanías.

TEHUELCHES  (6) :Creada el 14 de febrero de 1917 como estafeta ad honorem, categoría que mantenía en 1938. Clausurada con carácter provisional en 1969, se resolvió clausurarla en forma definitiva  el 18 de junio de 1971, por no encontrarse candidato para atenderla. Siempre estuvo a cargo del jefe de estación, quedando registrado Pedro García como su primer encargado; recordándose también a Tomás Minucci, 1921; Enrique Casalla,1930; José Herminio Zurita, 1935; Juan J. Anselmi, 1948 , quién permaneció varios años,  y Héctor Raúl Aguirre,1958. Hoy es un paraje deshabitado, sin la estación donde también funcionó  la dependencia postal, ni viviendas cercanas.  

MINERALES: Creada el 29 de marzo de 1917 . En 1930 la estación ferroviaria estaba clausurada, mientras la guía Kraft de 1931, con información obtenida anteriormente, señala a Adolfo Martínez en el establecimiento rural "La Guarida", como encargado de la estafeta. Esta no está incluída en las guías postales de 1930 y posteriores, pero un documento oficial indica que funcionaba en 1945, desconociéndose la fecha de su clausura.  

PICO TRUNCADO : Fue creada el 17 de setiembre de 1914 como estafeta rentada con el nombre de "Kilómetro 200", asignándole sueldo de $ 20 al encargado. El 25 de noviembre se cambia su denominación por Pico Truncado . Son ascendidos la estafeta de categoria y el encargado de sueldo el 9 de abril del año siguiente.  Encargados: Juan Granero, década 1920 (almacén de ramos generales); Leoncio Cid, década 1930 (jefe de estación), Leopoldo Honorato Gutierrez, 1938;  Ernesto Morini (jefe estación), década 1940. Luego Norma Costa, década 1950, y la última, Delia Gallastegui.
Debido a la importancia y movimiento que adquirió la localidad por la intensificación de la explotación petrolera, fue elevada a la categoria de oficina postal y habilitada como tal el 3 de mayo de 1963, nombrándose jefe a Celso Otero, quién permaneció muchos años. ( 7 )

Ascendida a oficina mixta en setiembre de 1979, incorporó el servicio de telegramas.  

KOLUEL KAYKE / KOLUEL KAIKE ( 8 ): Por resolución del 17 de setiembre de 1914, fue creada  la estafeta rentada "Kilómetro 225", resolviéndose el 6 de febrero del año siguiente denominarla en lo sucesivo Koluel Kaike.  Ascendida de categoría, y mayor sueldo el encargado el 9 de abril próximo. A partir del 1º de enero de 1931 es considerada estafeta ad-honorem, sin sueldo para el encargado.       Al existir problemas en la correcta grafía del nombre, por decreto nacional del 25 de junio de 1937 se dejó establecido que: "Koluel Kayke, era la exacta denominación del pueblo formado en el territorio de Santa Cruz sobre la estación del mismo nombre", procediendo el Correo a realizar el respectivo ajuste el 31 de setiembre siguiente. El 13 de agosto de 1951 se dispuso volviera la estafeta al anterior nombre Koluel Kaike, pero la guía postal de 1952 y siguientes, no efectuaron la modificación. Sin embargo, en los últimos años, el matasellos de la estafeta tiene  grabado "Koluel Kaike", actual denominación oficial del pequeño pueblo y su Comisión de Fomento.   Encargados: Maximino Alvarez (sin datos años desempeño); Juan Sebastián Rosales ( 9 )  desde mediados década 1920, hasta su jubilación en 1953, reemplazándolo su hijo Juan Carlos, que permaneció hasta el cierre del ferrocarril. Entre ambos totalizaron más de 50 años; caso poco común de una estafeta tantos años atendida por 2 miembros de una misma familia. Todos fueron simultáneamente jefes de estación. Clausurada la estafeta, es reemplazada con la unidad postal atendida en la Comisión de Fomento. La correspondencia se intercambia con Pico Truncado.  

PIEDRA CLAVADA:  Estafeta rentada creada el 17 de setiembre de 1914 con el nombre "Kilómetro 250", mientras el 25 de noviembre siguiente es redenominada Piedra Clavada. El 9 de abril de 1915, se resuelve ascenderla de categoría, y el sueldo a quién la atiende. Clausurada 14.06.63 . Se conocen en la doble función de jefe estación y encargado estafeta: Aniano R. Luna en 1925; Roberto C. Sjostron, 1930 y Remiggio Forchiassin, 1935.  

LAS HERAS : El 17 de setiembre de 1914 es creada la estafeta rentada "Punta Rieles  (Kilómetro 275)" . El 9 de abril del año siguiente pasa a llamarse "Colonia Las Heras", siendo elevada de categoría, asignándole mayor sueldo a quién la atendía. Encargados: Fernando Lerena en 1925; Manuel Camaño, 1930.    El Orden", periódico de Puerto Deseado, publica en su edición del 24 de setiembre de 1926 :             

"Atendiendo a una solicitud que en su oportunidad la Comisión Directiva de la Sociedad Rural elevó a la Dirección General de Correos y Telégrafos, el director de la misma prometió al presidente de ésta Sr. Ing. Florencio Puchulú crear la Oficina de Correos en la Colonia de General Las Heras.       

"Esperamos que a la mayor brevedad se cumpla la promesa y que puedan los vecinos de Las Heras contar con la normalización de un servicio tan importante y que hasta ahora, dejaba mucho que desear."            

Sin embargo, continua mencionada como estafeta en las guías postales de 1930 y 1934, quedándonos la duda, si existió un problema con la estafeta o se pedía ascenderla a oficina postal, con más servicios, como  emitir y abonar giros.            

En su libro publicado en 1935, Cuasnicú la incluye como oficina postal, mientras Alido Viale es el jefe. En esta función también se memoran a Edmundo C. Gómez, 1948 y Joaquín Fuentes, 1958.            

Hacia 1938 se construyó un edificio de piedra para la oficina, donde funcionó hasta la década de 1990, cuando es trasladada a un edificio contiguo más amplio.         

El Correo no posee información adicional sobre esta oficina, como tampoco la fecha cuando cambió la denominación de Colonia Las Heras a Las Heras, siendo incluída con el nuevo nombre en la guía postal de 1952.    

SERVICIO TELEGRÁFICO       

"La Nación" del 14 de abril de 1910 publica:         

 "Ha sido aprobada la licitación pública celebrada por la dirección general de ferrocarriles para proveer de materiales para la colocación de líneas telegráficas al ferrocarril en construcción Puerto Deseado al lago Buenos Aires.          

"Se adjudicó la provisión de los referidos materiales a la Cía. Siemens Brothers."           Por circular del 22 de octubre de 1915, El Correo anunció que  las oficinas telegráficas existentes en las 14 estaciones de la línea Puerto Deseado a Colonia Las Heras de Ferrocarriles Patagónicos quedaban habilitadas también al servicio público.           

Con esta disposición, además de los  telegramas internos de servicio,  también aceptaron los impuestos por particulares y organismo oficiales, encargándose de entregarlos en las estaciones de destino. .         

En cambio, a los expedidos al resto del país y el exterior, el ferrocarril los entregaba a la oficina de Correos y Telégrafos de Puerto Deseado para su encaminamiento final. Esta también intervenía con los telegramas procedentes de otras oficinas y dirigidos a  residentes en localidades sobre la línea, transferiéndolos a la estación ferroviaria de esa ciudad, encargada de retrasmitirlos a la estación correspondiente.   ----------------------------------------------------------------  

NOTAS  

( 1 ) Resulta interesante señalar que, mientras se dispuso fundar pueblos y fueron reservados los terrenos necesarios en  Pampa Alta, Antonio de Biedma, Cerro Blanco, Ramón Lista y Tehuelches,  hoy deshabitados, nada se resolvió en 1921 para Tellier, donde siempre existió una pequeña población.  

( 2 )  El edificio ha sido declarado Monumento Histórico Municipal y de Interés Turístico Nacional.  

( 3 ) Agradeceremos cualquier información sobre cartas y matasellos conocidos por nuestros lectores, que nos envíen a : Sáenz Peña Nº 127, 2820-Gualeguaychú (E.R.), Argentina, o e-mail [email protected].  

( 4 ) Por la importancia y extensión de la historia de la oficina, recomendanos leer el excelente libro de Roberto L. Rodríguez citado en bibliografía.  

( 5 ) La estafeta funcionaba en el almacén de Almendariz Alfaro. Su empleado Kiko Silvi (actuales 75 años), a la llegada del tren, era el encargado de retirar la correspondencia.  

( 6 ) Durante la huelga obrera de 1921 en Santa Cruz, en el terreno y alrededores de la estación, el 21 de diciembre se produjo un tiroteo, con víctimas fatales, entre tropas del Ejército al mando del teniente coronel Héctor B. Varela y los huelguistas dirigidos por José Font (apodado "Facón Grande"). Como estos habían tomado de rehén a Tomás Minucci,  jefe de estación y encargado de la estafeta, su hermana Elsa alertó por telégrafo y teléfono a Varela, entonces en Jaramillo, sobre la presencia de los huelguistas.     

Viviendo en lugares apartados, era habitual que las hijas y hermanas de jefes de correo y estación,  aprendieran y dominaran telegrafía, que posibilitó en algunos casos consiguieran empleos como telegrafistas en el Correo,  incluso se conocen  "romances telegráficos" con empleados solteros de otras oficinas, que culminaron en matrimonios.  

( 7 ) Como anécdota del cambio de categoría de esta dependencia postal: la última encargada de la estafeta clausurada, con posterioridad se casó con el primer jefe de la nueva oficina postal.  

( 8 ) Según Echevarria Baleta, "koluel kaike" en idioma tehuelche significa  menuco, o sea lugar pantanoso donde existe un manantial o vado pantanoso. Esto coincide con el informe dado a Carlos Santos por su amiga india Pátten Chapalala -fallecida- , que dicho nombre le daban a un antiguo camino tehuelche existente en esa zona para cruzar el río Deseado.  

( 9 ) A pesar de provenir de lugares lejanos, el personal ferroviario tuvo un fuerte arraigo en la zona y muchos jefes permanecieron varios años en estaciones situadas en lugares solitarios. Juan Sebastián Rosales fue uno de ellos; cuando falleció, era  el jefe ferroviario de más edad y antigüedad, como también quién  más tiempo atendió una estafeta postal en esta línea. Nacido en Buenos Aires el 25 de febrero de 1891, casó en 1914 con Manuela Berestain, con quién tuvo 3 hijos. En su juventud fue panadero. Llega a Puerto Deseado en 1920, ingresando como empleado en el ferrocarril; trasladado después a Koluel Kaike,  permanece allí hasta su jubilación en 1953. Falleció el  20 de marzo de 1956.      

Pedro Urbano, que lo conoció personalmente, describe "era un criollazo dicharachero y juvenil, amigo de contar cuentos" .           -------------------------------------------

REFERENCIAS  

Archivo General de la Nación. Buenos Aires.

Archivo Histórico de Correo Argentino. Buenos Aires.

BASANTA,  Arnulfo. Río Gallegos. Empleado Correo Puerto Deseado y luego Jefe Distrito 24º Río Gallegos. Testimonio en carta del  26.03.1990 en nuestro poder.

BAYER, Osvaldo. "La patagonia rebelde". Buenos Aires, 1985.

CISELLI, Lic. Graciela. "El impacto del ferrocarril en el movimiento comercial de la zona norte de Santa Cruz" . Ponencia presentada en el Congreso de historia patagónica argentino-chilena, realizado en Trevelin (Chubut) en 2001.

CORREA FALCÓN, Edelmiro. "Patagonia Argentina". Buenos Aires, 1924.

CUASNICÚ, C. "Santa Cruz". Buenos Aires, 1935

Diario "La Nación". Buenos Aires.

Colección. Diario "La Prensa". Buenos Aires.

Colección. "Guía Kraft". Buenos Aires. Varios años.

ISOLA, Viviana Graciela. "La Patagonia y sus comunicaciones: el ferrocarril Puerto Deseado a lago Buenos Aires" publicado en Congreso Nacional de Historia Regional Argentina. Resistencia  (Chaco), 1981.

LENZI, Juan H. "Historia de Santa Cruz". Río Gallegos, 1980.

LOPES,  Mario. "Un vuelo de cien años". Puerto Deseado, 1984.

NIETO, Pedro. Perito Moreno (Santa Cruz). Jefe de Correo de Puerto Deseado jubilado. Agradecemos su testimonio.

PEREZ, Valeriano. Azul (Buenos Aires). Ex empleado de Correo de Puerto Deseado. Agradecemos su testimonio. "Registro Nacional 1883". Buenos Aires, 1884.

RODRÍGUEZ, Roberto L. "Apuntes históricos del correo y telégrafo en Puerto Deseado". Buenos Aires, 2003.

ROSALES de ESTAURO, María. Pico Truncado. Agradecemos datos biográficos y fotografía de su abuelo Juan Sebastián.

SANTOS, Carlos. Puerto Deseado.  Agradecemos la valiosa información proporcionada y que posibilitara nuestro viaje y conocimiento personal sobre las viejas estaciones del ferrocarril. "The Times Book on Argentina". Londres, octubre 1927.

TORRES, Susana, CISELLI, Graciela y DUPLATT, Adrián "El periodico El Orden y el ramal Deseado / Las Heras. Entre rieles y caminos" . Ponencia presentada en las "IXJornadas Interescuelas / Departamentos de Historia", realizadas en Córdoba, 24 al 26 de setiembre de 2003.

TORRES, Susana, CISELLI, Graciela y DUPLATT, Adrián " Un ferrocarril Patagónico: La línea Puerto Deseado-Las Heras en la primera mitad del siglo XX" . Ponencia presentada en las "IX Jornadas Interescuelas / Departamentos de Historia", realizadas en Córdoba, 24 al 26 de setiembre de 2003

URBANO, Pedro. Puerto Deseado. Funcionario ferroviario jubilado . Agradecemos su valioso testimonio personal e información histórica. ++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++